LA MALDICIÓN CONTINUA

Este post también podría llamarse “La herencia de Sudáfrica” o “Lo que Sudáfrica nos dejó”, pues sucede que las famosas vuvuzelas ya llegaron a los Juegos Centroamericanos y del Caribe, así como lo oyen (si es que la tortura del mundial aún les permite oír) los 127 decibeles se trasladaron a Puerto Rico, sede de la competencia deportiva.

Este nuevo artículo de moda no se consigue a bajo precio, pero si se puede ver en casi todos los colores del arcoiris, es de destacar que ha causado más de un problema, pero lo que no estoy dispuesto a soportar es que se metan con el medallero mexicano y es que por culpa de uno de estos agradables sonidos de abeja con megáfono durante la competencia de natación, un hincha la hizo sonar a la hora de la salida de la final del relevo 4×200 metros libres femenino y la competidora mexicana la confundió con el disparo de salida, se movió, y la descalificaron.

Pero Puerto rico no es el único país que ha importado tan singular objeto, en las ligas de fútbol de Perú y Rumanía, la de rugby de Nueva Zelanda y la de béisbol de Venezuela han tenido su encuentro cercano con las vuvuzelas, tan desafortunado ha sido que su uso ye esta restringido.

Esta por comenzar la liga mexicana de fútbol, espero que estas tierras si se encuentren exentas de vuvuzelas por que a mi me bastó sufrirlas a través de las transmisiones del Mundial.

Keeponrockin’

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s