MASTICA MÁS, ERUCTA MENOS

Sí, tengo hueva, mi cerebro esta más o menos cansado, digamos que quiero evitarme la fatiga de buscar ‘buenas’ notas ‘informativas’ que comentar, por lo que hoy entraremos en un tema -por decir algo- escatológico.

Te ha llegado a suceder que ¿cada que comes te conviertes en una máquina de eructos?… A mi tampoco, pues resulta que comer muy rápido puede ocasionar eructos porque tragas aire en exceso mientras masticas tus alimentos.

Si esto a ti no te molesta, preguntale a tus compañeros comensales -no creo que tengan la misma opinión- así que no seas cerdo y ponle fin al suplicio, la solución más fácil y práctica implica unos ligeros cambios en el estilo de vida.

Comienza por organizar tu día para que tengas más tiempo para comer y come a un ritmo más tranquilo, concentrándote en masticar lentamente, con ello, reducirás la cantidad de gas en tu estómago. Además del beneficio de eructar menos, podrías comer menos, pues te darás cuenta de que estás lleno y dejarás de comer.

También podrías dejar de hablar mientras masticas, beber refresco, masticar chicle o beber con popote. Pero cuidado. Si continúan los eructos después de haber reducido la velocidad a la que masticas y después de haber cambiado tus hábitos; si sientes una sensación de ardor en el pecho y en la garganta, o si notas que ciertos alimentos te ocasionan dolor de estómago, quizás tienes una úlcera o reflujo de ácido.

Ahora que si tu problema son otro tipo de gases, no pidas que  te jalen el dedo después de comer.

Keeponrockin’

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s